Testamentos

El testamento es el documento mediante el cual una persona dispone de sus bienes a favor de determinadas personas tras su fallecimiento. Es un acto mortis causa , es decir, tiene efecto únicamente a partir del fallecimiento del testador y nunca en vida del mismo.

Hay diversos tipos de testamentos:

  • Testamento ológrafo. Puede ser realizado por cualquier persona mayor de edad, debiendo estar realizado de su puño y letra, contener su firma y la fecha en que se realiza. Debe ser presentado ante el Juez de Primera Instancia del domicilio del testador para ser convalidado en el plazo de cinco años contados desde el día en que se produce su fallecimiento
  • Testamento abierto. Se otorga ante Notario, quien conserva el original del documento desapareciendo de esta manera el peligro de que pueda perderse o ser destruido. Será necesaria la intervención de dos testigos siempre que el testador no sepa o no pueda firmar, sea invidente, no sepa o no pueda leer por sí mismo el testamento o en caso de que así lo solicitara el Notario.
  • Testamento cerrado. En él el testador, sin revelar cuál es su última voluntad, declara que ésta se encuentra contenida en un “pliego” que entrega al Notario. Puede estar escrito de su puño y letra o mecanografiado, pero en cualquier caso deberá ser firmado por éste.

Realizar un testamento es una tarea complicada ya que hay cosas que no se pueden hacer y por tanto no serían válidas, por esta razón es recomendable que sea asesorado por un abogado en la redacción del testamento.

En Abogados Almo somos especialistas en asuntos relacionados con herencias, si desea que le asesoremos jurídicamente en este caso, puede contactar con nosotros en los teléfonos 954 900 014 – 954 908 818 o enviando un mensaje a través del siguiente formulario.

Solicitud de información